Asi no, Doña Margarita.

Posted on October 22, 2010

0



Según los evagenlios Jesús es y actúa como profeta. No es un sacerdote del templo ni un maestro de la ley. Su vida se enmarca en la tradición profética de Israel. A diferencia de los reyes y sacerdotes, el profeta no es nombrado ni ungido por nadie.  Su autoridad proviene de Dios, empeñado en alentar y guiar con su Espíritu a su pueblo querido cuando los dirigentes políticos y religiosos no saben hacerlo. No es casual que los cristianos confiesen a Dios encarnado en un profeta.

En esta semana, pude por fin ver la nueva campaña de valores presentada por el despacho de la primera dama y por un momento me sentí bien al percibir el interés de la oficina de la primera dama por transmitir valores éticos de buena estampa a los ciudadanos, pero realmente me decepcioné al caer en cuenta que el ejemplo que traduce el gobierno del cual la primera dama forma parte es un ejemplo de corrupción, de francachela y gasto desmedido.

Los evangelios indican que Jesús enseñaba con la autoridad que le daba el ejemplo de vida que el llevaba. Nunca se escudó en predicar algo que el mismo no pudiese cumplir. En el caso de la primera dama, dudo que el gobierno al que ella representa (porque su marido es el presidente) pueda mostrar la autoridad suficiente para llevarle un mensaje en valores a la nación. Lo siento doña Margarita, pero realmente el ejemplo de Generales con villas campestres , funcionarios con propiedades que no pueden ser justificadas, mensajeros con apartamentos en torres  y los diversos escándalos en que se han visto involucrados personeros de su administración, puedan ser cartas representativas de los valores que usted se propone llevar a la nación. Primero deben ganarse la autoridad para poder llevar ese mensaje al país. Y como hemos visto, la autoridad no se gana con los votos comprados o no, se gana con el ejemplo. Lamentablemente, todavía su gobierno, no ha llegado a esa etapa. Así no, Doña Margarita.

Advertisements
Posted in: Reflexiones, Sociedad